Private investigations

 

Antón Ceballos

DESCARGA: Private Investigations

Esta canción fue uno de los singles del disco Love Over Gold (1982).

Creo, sin lugar a dudas, que ese LP fue el punto de partida de una actitud de la que, con los años, haría y seguiría haciendo gala Mark Knopfler: la “independencia”.

De hecho, tras el éxito ya mundial de Making Movies, con canciones universales como Romeo and Juliet, Tunnel of Love, o incluso Solid Rock, dos años después sale a la luz un disco de tan solo cinco temas, de sonido sombrío (algunos califican incluso de oscuro), con canciones muy largas y arreglos de corte “sinfónico”, pero a la vez intimistas…

Eso significó Love Over Gold, a mi entender: una forma de llevar la carrera del grupo, por parte de su líder, hacia un estilo absolutamente único e irrepetible. Cuando pudo optar por la vertiente más rockera y “popular” del anterior álbum, se decantó por un disco conceptual, lleno de matices , con letras muy sugerentes (quizá las mejores de toda la trayectoria de la banda…), y con unas canciones larguísimas  (la más breve, Industrial disease, dura “sólo” 5:49 minutos).

Cuando preparaba la gira, consideré dos canciones de este disco para tocar en nuestro tributo: Telegraph road y la propia Private Investigations. Acerca de la primera, y desde aquí me gustaría cerrar el debate al respecto, yo mismo la desestimé, básicamente por dos motivos:

– En primer lugar, porque tocarla a la vez que Tunnel of love alargaría muy en exceso nuestro set, ya de por sí muy extenso (recuerdo que en el Auditorio tocamos 15 canciones, pero en alguno de los conciertos anteriores llegamos a las 19 ó 20…). Tampoco nuestra gira era lo suficientemente larga como para optar entre uno u otro final “oficial” (como hacían ellos en el 91-92)…

–  Por otra parte, hoy en día Mark Knopfler la toca en TODOS sus conciertos, por lo que en esa política nuestra de incidir más en lo que ya “no se  puede ni ver ni escuchar” dejó claro que podía ser mucho más gratificante para todos ofrecer Tunnel of love, que, desde 1992, nunca más la hemos podido disfrutar.

Private Investigations refleja una temática de corte “policiaco”, donde se habla de informes confidenciales, dolor, desencanto, decepción, por parte del “investigador” en cuestión…

Yo creo que Mark Knopfler ya anticipa algo de todo esto en la canción Communiqué, aunque en este caso lo desarrolla algo más, haciéndolo eclosionar del todo en la asombrosa On Every Street, que realmente tiene una parte final, que lo mismo que Pat Metheny dijo de Going Home, parece escrita hace mil años…

Para mí esta canción supuso, en medio de un repertorio esencialmente eléctrico, “agarrar” una guitarra de cuerdas de nylon, con el cambio de perspectiva y técnica que eso conlleva. Tengo que confesar que, posiblemente ha sido la canción que más me costó tocar, y con la que menos satisfecho estoy respecto a mi trabajo personal…

Sin embargo la labor de la banda fue sencillamente asombrosa… Y entre ellos me gustaría destacar en este comentario a Antón Ceballos, magnífico bajista y gran amigo, al que antes de acabar de explicarle el proyecto hace unos meses, y al igual que sucedió con Samuel, ya tenía su “sí” como respuesta.

Hablamos de uno de los bajistas más reputados y cotizados de esta región. Toca en infinidad de proyectos y acompañando a artistas de la talla de Pablo Moro o Alfredo González. Yo mismo tengo la inmensa suerte de formar parte, junto a él, de la banda de Igor Paskual o de De Paso. Últimamente está cosechando éxitos con una fantástica banda, llamada TrueQuedart, a la que le deseo lo mejor en estos meses venideros.

Como decía en las presentaciones de los conciertos, Antón Ceballos une, a su pulcritud técnica inigualable, un conocimiento absolutamente enciclopédico de todos los estilos de la música popular actual y no tan actual… Te lo puedes encontrar tocando en un trío de jazz, acompañando a un artista de pop-rock, en un grupo de fusión…, rockeando fuertemente con Rafa Kas… Y siempre te transmite la misma sensación: “es perfecto”.

Antón es el ejemplo viviente para todos aquellos que se preguntan una y otra vez, a veces incluso no de muy buenas maneras: “¿Por qué siempre son los mismos en todos los grupos?”.

Yo les contestaría de forma cordial: “¡Porque hay muy pocos como Antón!” Aunque seguramente no llegarían a entenderlo…

Dentro de unos días le veré para ensayar con Igor Paskual, ya que comienza la gira de presentación del disco “Equilibrio inestable”, y de nuevo será un placer, un honor y un privilegio tocar a su lado…

Por siempre y para siempre…. Antón

Ángel Miguel

Publicado en Blog.

2 Comentarios

Deja un comentario

  1. Que suerte contar con la cercania de todo un erudito en mi pasión , un genio con las manos y además todo un Caballero, (no te olvides de lo de mi hija jeje.)

Deja una respuesta

Obligatorio